No te olvides nunca del día del Señor

No te olvides nunca del día del Señor
No es casualidad que el cuarto mandamiento empieza así:
ACUÉRDATE del sábado para santificarlo…” (Éxodo 20:8)
Dios sabía que el hombre iba a olvidar, algo tan importante que Él instituyó en edén:
“Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho.Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda su obra que Dios había creado y hecho.” (Genesis 2:2-3)
Algunos creen que el Sábado solo es para los judíos, pero todavía no habían judíos en este tiempo.
Vamos a ver lo que dice Jesús:
El sábado fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del sábado. Así que el Hijo del Hombre es Señor aun del sábado.” (Marco 2:27-28)
Es decir, fue hecho por causa de cada ser humano. El Sábado es el día del Señor.
 
Es el sello de Dios“Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico” (Ezequiel 20:12).
 
Sobre las señales del fin, y el tiempo de angustia dijo Jesús: “Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado;” (Mateo 24:20)
 
El pueblo del fin van a guardar todos los mandamientos de Dios: “Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12)
En la nueva tierra se va a guardar el sábado: “Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de mí, dice Jehová.” (Isaias 66:23)

¡Así que no te olvides nunca del día del Señor! Fue creado para TI.